La sexualidad en la vejez

Publicado el por & Categoría: Vida de los adultos mayores.

sexualidad-adulto-mayor

En nuestro país desde hace muchos años, hablar sobre sexualidad era un tabú, por lo tanto hemos adquirido creencias que forjan nuestra personalidad y por lo tanto nuestra forma de vida, sin embargo no todo se va creando con información fidedigna y eso ha creado conceptos erróneos o negativos en cuanto a la manera de vivir o de expresarse de los demás, tomando esa información que ya está anidada en nosotros como una guía. Por lo mismo muchos adultos mayores además de todos esos prejuicios que mencionamos con anterioridad, ellos se enfrentan a otros tantos vinculados con su edad, por ejemplo, Cuántas veces no hemos escuchado….mira! ese viejo rabo verde! ¡O mira! Esos viejitos besándose… ¡qué asco! Porque tenemos la firme creencia que los adultos mayores ya no deberían o no tienen deseo sexual.

Por lo tanto es importante descartar esa mentira que hemos venido creyendo, ya que los adultos SI tienen deseo sexual, ya que el ser humano nace con ella y muere con ella, así que debemos respetar y entender que aún existen sensaciones, deseo y la búsqueda del placer sexual.
Es verdad que con la edad el cuerpo va cambiando y va reduciendo la producción de testosterona y progesterona y por lo tanto la respuesta al estímulo sexual es más lenta que en la juventud lo cual podría causar ansiedad o decepción, pero no es un impedimento, solo es cuestión de adaptarse a los nuevos cambios y buscar nuevas alternativas para obtener placer.

Algunas sugerencias podrían ser las siguientes:

Es importante poner límites, ya que usted tiene derecho a ejercer su sexualidad y los demás no deben interferir.
Olvídese de los prejuicios de la sexualidad en los adultos mayores, usted no daña a nadie y no hay razón alguna para sentir culpa.
Confíe en su experiencia, usted no tiene que compararse con nadie ni demostrar nada tampoco, use su sabiduría para conocerse, disfrutar y aceptarse en esta nueva etapa.

Etiquetas:

Los Comentarios están cerrados.